Palatino

Palatino

Ubicado a 40 metros de altura sobre el Foro Romano, el Monte Palatino es la más céntrica de las siete colinas de Roma y compone una de las partes más antiguas de la ciudad.

El Monte Palatino está considerado la cuna de la capital italiana y se cree que estuvo habitado desde el año 1000 a.C.

Durante el periodo republicano, los ciudadanos romanos pertenecientes a la clase alta se instalaron en el Monte Palatino construyendo suntuosos palacios, de los que en la actualidad aún se conservan importantes vestigios.

Según cuenta la leyenda

Cuenta la mitología romana que la cueva en la que vivía Luperca, la loba que cuidó de Rómulo y Remo, se encontraba situada en el Monte Palatino. Según la leyenda, cuando los hermanos crecieron decidieron formar una ciudad a orillas del río pero, al no ponerse de acuerdo en algunos puntos de la decisión, Rómulo mató a Remo y fundó la ciudad de Roma.

Qué ver en el Palatino

En el Palatino se pueden ver infinidad de restos de las imponentes edificaciones que fueron construidas para la alta sociedad romana en la Antigüedad. Aunque el conjunto es impresionante, estos son algunos de los puntos que merecen especial atención:

  • Domus Flavia: El espléndido palacio Domus Flavia fue construido en el año 81 a.C. por encargo del emperador Domiciano para ser utilizado como residencia oficial y pública. En la actualidad aún se pueden ver algunas partes de la extensa construcción.
  • Casa de Livia: Esta casa de aspecto modesto construida en el siglo I a.C., es uno de los edificios mejor conservados del Palatino. Aún es posible vislumbrar los restos de los mosaicos y frescos que un día dieron alegría a los techos y paredes.
  • Casa de Augusto: Construida como la residencia particular de Octavio Augusto, la casa edificada en dos niveles aún conserva gran parte de los preciados y coloridos frescos que decoraban sus paredes.
  • Jardines Farnesianos: Proyectados a mediados del siglo XVI sobre las ruinas del Palacio de Tiberio, los Jardines Farnese fueron uno de los primeros jardines botánicos que se crearon en Europa.
  • Hipódromo de Domiciano: Dotado de la apariencia de un circo romano, no se sabe a ciencia cierta si el estadio fue concebido para la realización de carreras a pie, o bien para ser utilizado simplemente como jardín.
  • Museo Palatino: En este pequeño museo se exponen los diferentes hallazgos realizados durante las excavaciones llevadas a cabo en el Palatino. Contiene esculturas, frescos, mosaicos y otros objetos pertenecientes a la época de esplendor del Palatino.

Desde el Palatino se pueden lograr las mejores vistas del Foro Romano desde las alturas.

Un paseo por la antigua Roma

El Palatino es un lugar muy agradable para recorrerlo con calma, paseando bajo la sombra de los árboles mientras se recorren muchos de los rincones que se conservan de la antigua Roma.

Conviene reservar medio día para visitarlo, ya que entre el Foro Romano y el Palatino abarcan una extensión muy amplia en la que cada zona resulta de gran interés.

Visita guiada en español, y sin colas

La mejor forma de evitar las colas y no perderos detalle, es realizar nuestra visita guiada en español. Visitaremos los tres principales monumentos de Roma - el Coliseo, el Foro Romano y el Palatino - saltándonos las colas y con un guía de habla española apasionado por el esplendor de Roma.

Si preferís ir por libre, os recomendamos llegar a primera hora, ya que es cuando la gente aprovecha para visitar el Vaticano. También poderos saltaros la cola con la tarjeta de descuentos Roma Pass.

Horario

Todos los días: de 8:30 a 19:00 horas.

Precio

Entrada combinada para el Coliseo, el Foro y el Palatino:
Adultos: 12€.
Ciudadanos de la Unión Europea entre 18 y 24 años: 7,50€.
Menores de 17 y mayores de 65 años pertenecientes a la UE: entrada gratuita.

Transporte

Metro: Colosseo, línea B.
Autobús: líneas 60, 75, 84, 85, 87, 117, 175, 186, 271, 571, 810 y 850.

Lugares próximos

Circo Máximo de Roma (277 m)
Arco de Constantino (339 m)
Foro Romano (424 m)
Coliseo de Roma (478 m)
Santa María in Cosmedin (492 m)