Tours en español
Traslados aeropuerto
Hoteles en oferta
  1. Fecha de llegada
  2. Fecha de salida
o ver todos los hoteles baratos
Vuelos baratos

Basílica de San Clemente

La Basílica de San Clemente es un templo cristiano temprano dedicado al Papa Clemente I. Se trata de una iglesia muy notable debido a que funciona como registro arqueológico de la historia de Roma desde los comienzos del cristianismo hasta la Edad Media.

Historia de la basílica

Basílica de San Clemente
Basílica de San Clemente
Basílica de San Clemente, iglesia del siglo IV
Bajando a la Iglesia del siglo IV en San Clemente

Durante el siglo II d.C., los terrenos sobre los que hoy se encuentra la iglesia estaban ocupados por una mansión romana, propiedad de Tito Flavio Clemente, uno de los primeros senadores romanos que se convirtieron al Cristianismo. La casa era utilizada para realizar reuniones secretas, ya que la religión cristiana estaba prohibida en aquella época.

Posteriormente, en el mismo lugar se construyó un pequeño templo dedicado a Mitra (Dios solar de origen persa), que permanecería en uso para la realización de rituales de iniciación hasta finales del siglo III.

Algunos años después se construyó una gran sala sobre la mansión que, tras el fin de la persecución cristiana en el año 313 d.C., pasaría a convertirse en una basílica bajo la bendición del Papa Siricio.

La iglesia sufrió grandes daños durante los saqueos producidos en el año 1084 a manos de los normandos, por lo que quedó abandonada y sepultada cinco metros por debajo del nivel de las calles. En el mismo terreno se llevó a cabo la construcción de una nueva iglesia bajo las órdenes del Papa Pascual II, que se vería finalizada en el año 1108 y es la misma que se conserva hasta la actualidad.

En el interior

Basílica de San Clemente, mosaico
Antiguo mosaico en la Basílica de San Clemente

A simple vista, la Basílica de San Clemente podría parecer un templo como el resto de los que se pueden encontrar en Roma, pero en su interior se pueden encontrar importantes e inimaginables tesoros.

La pequeña iglesia posee una rica decoración, de la que merece la pena destacar algunos mosaicos que se conservan desde el siglo XII.

A través de la sacristía es posible acceder hasta la iglesia del siglo IV en la que, entre la oscuridad, el frío y la humedad, aún se pueden ver gran parte de los frescos decorando las paredes, además de algunos fragmentos de los mosaicos que cubrían el suelo del templo.

No sólo es posible acceder hasta la anterior basílica, sino que también se pueden recorrer las antiguas viviendas romanas, realizadas en ladrillo antiguo. En una de las habitaciones se puede ver correr el agua que circula a través de la Cloaca Máxima, el principal sistema de alcantarillado de la antigua Roma.

Un paseo a través de los siglos

La Basílica de San Clemente es un templo impresionante, ya que ofrece la posibilidad de recorrer las diferentes construcciones que se realizaron en el mismo lugar durante los siglos anteriores. Resulta una interesante experiencia perderse entre sus laberínticos y húmedos pasadizos para dar un paseo a través del pasado del lugar.

Localización

Via Labicana, 95.

Horario de visita

De lunes a sábado: de 9 a 12:30 y de 15:00 a 18:00 horas.
Domingos: de 12:00 a 18:00 horas.

Precio

Basílica: entrada gratuita.
Excavaciones: 5€.

Transporte

Metro: Colosseo, línea B.
Autobús: líneas 85, 87, 117, 186, 810 y 850.

Hoteles más cercanos